La Ciudad de México es la capital de México y la ciudad más poblada en América del Norte. La ciudad de México es uno de los centros culturales y financieros más importantes en América. Está ubicada en el Valle de México, un gran valle en la meseta del centro de México, a una altitud de 2,240 metros. La ciudad tiene una población de aproximadamente nueve millones de personas en un territorio de 1,485 kilómetros cuadrados. La población de toda la zona metropolitana es de 21.3 millones, convirtiéndola en la zona metropolitana más grande del hemisferio occidental y la ciudad de habla hispana más grande del mundo.

Mexico City landscape aerial view, Drowning in Waste - WOIMA Corporation

La ciudad de México no solo es la capital más antigua de América sino también es una de las dos capitales fundadas por indígenas americanos, siendo la otra Quito, Ecuador. La ciudad fue construida originalmente en una isla del Lago de Texcoco por los aztecas en 1325 como Tenochtitlán, que fue casi completamente destruida en el asedio de Tenochtitlán en 1521 y subsecuentemente fue rediseñada y reconstruida conforme a los estándares urbanos españoles. En 1524, la municipalidad de la Ciudad de México fue establecida, conocida como México Tenochtitlán, y a partir de 1585 se conoce oficialmente como Ciudad de México. La ciudad de México fue el centro político, administrativo y financiero de la mayor parte de la colonia española y se convirtió en la capital de México después de la independencia de España en 1821.

Pepenadores, case Mexico city, Drowning in waste - WOIMA Corporation

La ciudad de México ocupa el segundo lugar en el ranking de producción de basura en megaciudades, solamente después de Nueva York, generando 20,000 toneladas de basura cada día, suficientes para llenar el estadio Azteca, el más grande del país, cada semana. La mitad de esta basura se genera en los hogares y casi el 90% termina en vertederos, impactando severamente la salud de las personas y el medioambiente de la ciudad y la región. Los vertederos emiten metano, un potente gas de efecto invernadero que aporta el 10% del total de emisiones globales. La recolección de basura es un sistema que emite muchos gases de efecto invernadero por si solo: 2,400 camiones de basura que funcionan con diésel circulan la ciudad cada día, cada uno colectando cuatro toneladas de basura diariamente. La flota vehicular es ineficiente y obsoleta; el 70% de los vehículos tienen más de 15 en funcionamiento.

Waste collection, Mexico city, Drowning in Waste - WOIMA Corporation

El Sistema “official” depende de alrededor de 10,000 “voluntarios”, que reciben propina de las personas para que se lleven su basura y que venden los materiales reciclables que encuentran entre la basura. Miles de recolectores de basura, conocidos como pepenadores, se ganan la vida buscando materiales reciclables de entre la basura de la ciudad.

La Ciudad de México se está esforzando por reciclar más. Con ese fin, cerró su vertedero más grande, Bordo Poniente, en 2011. Pero al hacerlo provocó caos; la basura comenzó a apilarse en vertederos ilegales y en las calles, revelando la magnitud de la desorganización dentro del sistema de manejo de residuos actual. Solo uno de cada 20 ciudadanos separa su basura, reciclando solamente 300 toneladas diariamente. El 43% de la basura es orgánica, contaminando el resto de la basura y emitiendo más metano mientras se descompone. A pesar de una nueva ley de separación de residuos e inversiones en infraestructura para un nuevo sistema de manejo de residuos, el comportamiento doméstico alrededor del reciclaje y reúso va rezagado. Como resultado, se mantienen cantidades excesivas de basura que está pobremente clasificada y subutilizada.

WOIMA tiene la solución ideal para resolver el reto de basura de la Ciudad de México. Hemos desarrollado una solución de manejo de residuos y generación de energía descentralizada llamada “Ecosistema WOIMA” que ayuda a los países y ciudades a hacer frente a los crecientes retos de residuos a los que se enfrentan. El Ecosistema WOIMA recicla los residuos transformándolos en materia prima y energía de la forma más eficiente reduciendo así la cantidad de basura en un 95%. Un Ecosistema WOIMA de tamaño pequeño o mediano se encuentra distribuido cerca del origen de los residuos, ofreciendo así, ahorros significantes en la logística y distribución de energía mientras erradica el problema de la basura.